aceptar

TEMPO

Habla de ritmo, armonía, de la belleza del paso del tiempo. En un pequeño palazzo de Como, Velentina se asoma a su balcón para contemplar el reflejo del sol sobre el lago mientras se peina el cabello. Andrea repasa con el dedo el dibujo que crean las baldosas. Lorenzo como cada mañana abre la persiana y Eleonora pasea por las calles de Roma.