Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. aceptar

VILLA DALARO

Mientras cuelga la primera ropa de la temporada para que se seque, no podemos evitar preguntarnos si este no es el mejor olor que hay. O tal vez es el olor del pan recién horneado que tuvimos esta mañana, el café que disfrutamos en la escalera, o posiblemente el olor de la hierba recién cortada. En el jardín, el gato se escabulle, finalmente en su elemento después de varios meses de perezoso en el interior. El sonido acogedor de las gaviotas, el sonido del verano, está aquí. Los niños se ríen de buena gana mientras disfrutan de sus primeros pasos en la hierba verde del verano. Después de disfrutar de nuestra cena en el jardín, queremos estar al aire libre por un poco más de tiempo y así nos envolvemos en mantas para mantener el calor. Cuando es hora de entrar, todavía podemos escuchar el canto del mirlo en el cielo de verano.